Preguntas iniciales

¿Es público el internet? ¿Un bien intelectual que pertenece a toda la especie humana y que conservará nuestras memorias de generación en generación? O por el contrario, ¿se está convirtiendo en un espacio cuya regulación y distribución pertenece a cada vez más pocas personas que persiguen intereses económicos?

¿Cualquier persona puede contar con un nicho personal en internet, autogestivo, individual y expresivo? ¿O dependeremos siempre de la tercerización de los servicios informáticos que impone estilos, lugares, e incluso, recomendaciones de gustos?

No son preguntas que puedo responder con confianza y absolutez, pero como ser humano, me corresponde buscar esa porción de individualidad, que es parte de mi derecho de nacimiento en este mundo.